Las mejores laptops para videojuegos de 2021

Ser un gamer experto no es algo sencillo: se requiere una computadora de especificaciones especiales, tiempo y, por supuesto, dinero. Nosotros te ayudaremos dándote esta guía con las mejores laptops para videojuegos que hemos evaluado en lo que va de año. Estamos seguros de que cualquiera de estas portátiles te hará más llevadero el día a día, disfrutando tus juegos en la comodidad de tu hogar y con tus accesorios favoritos.

A continuación, presentamos las que creemos son los mejores portátiles para quien quiera jugar y, a la vez, no estar amarrado siempre a su escritorio.

  • La favorita: Razer Blade 15
  • La mejor de las económicas: Dell G5 SE
  • La más portátil: ROG Zephyrus G14
  • La más poderosa: Alienware Area-51m
  • La mejor con G-Sync: Acer Predator Triton 500

La favorita: Razer Blade 15

¿Por qué deberías comprarla? Si quieres una portátil con un diseño tipo MacBook, esta es perfecta.

¿Para quién es? Para los que busquen un equipo potente, pero a la vez liviano.

¿Por qué es nuestra favorita?

Cuando se piensa en laptops para videojuegos, lo primero que viene a la mente son diseños gruesos, pesados y llenos de ventiladores. Pero la Razer Blade es distinta y bien puede cambiar la percepción que se tenga de estos aparatos, sin sacrificar nada en cuanto a rendimiento. En tamaño, no es mucho más grande que un MacBook Pro de 16 pulgadas o el Dell XPS 15 y además viene con una tarjeta de video RTX 2080 Max-Q, una de las GPU de tope de linea en su segmento.

La experiencia de juego en la Razer Blade 15 no se potencia solo por la tarjeta de video, sino también por la pantalla de 300Hz de tasa de refresco que asegura la fluidez en cualquier juego. Y existe también un modelo con una pantalla OLED de resolución 4K, pero creemos que la versión de 1080p y 300Hz es la mejor.

Aunque claro, un portátil como este no sirve solo para los juegos. Su procesador es un Intel Core i7-10750 de décima generación que asegura rendimiento en otro tipo de tareas, como por ejemplo, decodicación de video. Y al ser una laptop tan delgada, transportarla en una mochila o un bolso nunca va a ser un problema.

La mejor de las económicas: Dell G5 SE

¿Por qué deberías comprarla? Es la mejor que pueden encontrar por menos de $1,000 dólares.

¿Para quién es? Para estudiantes o personas que quieren un buen equipo para jugar, pero sin terminar en bancarrota.

¿Por qué la recomendamos?

Es imposible esperar que un portátil de menos de $1,000 dólares tenga un diseño impecable y refinado. Pero el Dell G5 SE nos demuestra que sí se puede esperar un rendimiento a la altura; en parte, esto es gracias a que corre con un procesador AMD Ryzen 4000 con ocho núcleos y 16 hilos. Estos chips son excelentes para videojuegos y el G5 SE de Dell es prueba de ello.

Por el lado de la tarjeta de video, la Radeon RX 5600M entrega un rendimiento muy bueno que supera a la GTX 1650 de Nvidia, que es la que normalmente se encuentra en este segmento de portátiles.

El Dell G5 SE tiene la opción de una pantalla de 1080p y 144 Hz, además de retroiluminación RGB de cuatro zonas distintas. Sí, es cierto que el equipo puede parecer un poco anticuado y su diseño no es el más elegante, pero tomando en cuenta la relación potencia y precio, es uno de los mejores que se pueden encontrar en el mercado.

La más portátil: Asus ROG Zephyrus G14

¿Por qué deberías comprarla? Porque da un gran rendimiento a 1080p en un formato realmente pequeño.

¿Para quién es? Para jugadores y creadores de contenido.

¿Por qué la recomendamos?

El Zephyrus G14 es distinto a la mayoría de los laptops para jugar. De partida, es muy liviano y llega apenas a las 3.5 libras (1.5 kilogramos) y utiliza una pantalla de 14 y no de 15 pulgadas como el resto de los de su tipo. Y el resultado es un laptop muy pequeño, quizás el más pequeño que existe con este nivel de potencia.

En su interior, el G14 funciona con un procesador Ryzen 4000 de ocho núcleos y cuya capacidad de multitarea es impresionante, lo que además lo hace muy apropiado para edición de video, modelación en 3D o creación de contenido en general.

El Asus ROG Zephyrus G14 entrega un excelente rendimiento en los juegos, por supuesto. Las opciones son una GTX 1650, una GTX 1660 Ti o una RTX 2060; con esta última, la mayoría de los juegos puede correr a 60 cuadros por segundo. Eso sí, habrá que pagar $500 dólares extra por luces LED programables, pero el modelo con la RTX 2060 a $1,450 dólares (sin las luces LED) es una muy buena inversión.

La más poderosa de todas: Alienware Area-51m

¿Por qué deberías comprarla? Porque quieres jugar los títulos más nuevos en un laptop, a la mayor resolución posible.

¿Para quién es? Para todos a quienes no les importe un portátil pesado.

¿Por qué la recomendamos?

El Alienware Area-51m es un equipo especial. Por fuera se ve muy grueso y futurista, pero por dentro bien puede ser un reemplazo de un computador de escritorio. El Area-51m tiene varias opciones de procesador y la más impresionante es la del Core i9-10900K con ocho núcleos y 16 hilos, lo que lo hace más potente que muchos de los equipos -incluso de escritorio- que hay en el mercado.

En cuanto a la tarjeta de video, se incluye una RTX 2080 Super (no la variante Max-Q de los equipos más delgados), que está mucho más cerca de las versiones de escritorio que las versiones portátiles en general. Pero lo mejor de todo es que los componentes, incluyendo tarjeta de video y procesador, pueden ser reemplazados. Eso sí, el proceso de cambiar esas partes puede no ser tan sencillo como parece, pero que más da: se trata de un equipo muy poderoso que puede con cualquier juego, incluso si se conecta a un monitor 4K.

El Alienware Area-51m puede no ser tan portátil como otros modelos mencionados en esta lista, sobre todo pensando en la duración de la batería y lo pesado que resulta en general. Pero si eso no fuera un problema y buscan solo potencia, el Area 51-m es perfecto.

La mejor con G-Sync: Acer Predator Triton 500

¿Por qué deberías comprarla? Es muy potente, su diseño es liviano y tiene un precio muy bueno.

¿Para quién es? Para los que quieren G-Sync a toda costa.

¿Por qué la recomendamos?

El G-Sync es una característica no muy amigable con la duración de la batería, pero a la vez es muy útil para suavizar el rendimiento de los juegos. El Predator Triton 500 es un muy buen portátil que además incluye la tecnología G-Sync, propietaria de Nvidia.

El procesador de este portátil es un i7-10750H, mientras que hay dos opciones de tarjeta de video: RTX 2060 Max-Q o RTX 2080 Super Max-Q. Además, viene con una pantalla con tasa de refresco de 300Hz, que hace que el Triton 500 mire de frente a algunos de los portátiles más poderosos de esta lista, pero costando mucho menos dinero.

Eso sí, hay algunos puntos a considerar. El Triton 500 no parece un laptop tradicional ni tan atractivo a la vista como el Razer Blade 15, por ejemplo. Y por otro lado, la duración de la batería no es para tirar cohetes. Aún así, es difícil encontrar un equipo que entregue un buen rendimiento, con G-Sync y pantalla de 300 Hz, a este precio.

¿Qué tan caro puede ser un laptop para jugar?

Los portátiles diseñados para videojuegos pueden ser algo más caros que los laptops de uso general, porque incluyen una tarjeta de video dedicada que permite que los juegos se vean a buena calidad gráfica, con resoluciones altas y una tasa de cuadros por segundo aceptable. Pero aún así, este segmento de portátiles tampoco tienen que ser tan caros.

Las opciones más económicas comienzan en los $700 dólares, aunque claro, en equipos de este segmento el rendimiento en los juegos no va a ser demasiado alto; uno de nuestros favoritos en este rango es el mencionado Dell G5 SE que cuesta menos de $1,000 dólares. Existen también algunas alternativas de portátiles baratos, aunque es difícil encontrar algo realmente bueno y sobre todo cuando los precios se acercan a los $500 dólares.

En cambio, en el segmento de los topes de linea, es posible encontrar equipos con precios por sobre los $2,000 dólares. Estos incluyen los mejores componentes, incluyendo pantallas de mayor resolución o altas tasas de refresco.

¿Qué debería buscar en un portátil para juegos?

Lo principal es que estos vengan con una tarjeta de video dedicada. No tiene que necesariamente ser algo ultra potente y en el rango de las más económicas, las soluciones de AMD con arquitectura Vega no están nada mal. Porque cualquiera sea el caso, lo que quieren es evitar las tarjetas integradas de Intel, que en videojuegos siempre se quedan un poco cortas.

En cambio, si quieren tasas de cuadros por encima de los 60 por segundo, entonces también vale la pena buscar algún equipo con pantalla de alto refresco. Esto puede llegar a ser incluso más importante que una mayor resolución, y lo interesante es que una pantalla con mayor tasa de refresco no resulta especialmente más cara, al contrario de lo que ocurre frecuentemente cuando las pantallas son 4K.

¿Un portátil para videojuegos sirve para otro tipo de tareas?

Usualmente, la respuesta es sí. No es siempre necesaria una tarjeta de video dedicada para tareas de productividad, pero sí es más útil un procesador potente o memorias RAM rápidas como las que generalmente están presentes en este segmento de portátiles.

De la misma forma, a veces un portátil muy grueso, pesado o lleno de luces de colores tal vez no sea muy apropiado para contextos profesionales. De todas maneras, equipos como el Razer Blade o los equipos Dell de serie G tienen un diseño bastante sobrio que no se verá fuera de lugar dentro de una oficina.

¿Los MacBook sirven para jugar?

Juan García/Digital Trends en Español

Algunos MacBook no están mal, pero la mayoría no sirven mucho si el propósito es jugar. Apple solo le agrega tarjetas de video dedicadas a los MacBook Pro de 16 pulgadas y estos equipos no son nada baratos. Además, hay que considerar el asunto de la compatibilidad: la gran mayoría de los juegos está disponible para Windows, pero no para MacOS.

Si lo único que quieren es jugar Fortnite, entonces con un MacBook Pro no tendrán problema alguno. Pero si piensan en juegos más tradicionales, es posible que o no les corran bien, o no estén disponibles para el sistema operativo. Dicho lo anterior, y en el caso de que no puedan escaparse del mundo de Apple, siempre está la alternativa de utilizar un software como Boot Camp, que permite arrancar Windows 10 en un computador corriendo con MacOS.

Recomendaciones del editor