Ucrania reporta bombardeos y combates al norte de Kiev

Por segunda noche consecutiva, Rusia atacó este viernes a la madrugada (jueves a la medianoche de Argentina) a Ucrania y las tropas del Kremlin avanzaban hacia Kiev, la capital del país.

Al menos dos fuertes explosiones resonaron en el centro de Kiev, en el segundo día, informaron fuentes oficiales y la prensa internacional.

“Los ataques contra Kiev con misiles de crucero o balísticos se reanudaron; escuché dos fuertes explosiones”, afirmó el viceministro del Interior de Ucrania, Anton Herashchenko, en su cuenta de Telegram.

Los estallidos se advirtieron alrededor de las 4.37 (23.37 hora argentina) en varios barrios de la capital, donde avanzaban tropas y columnas de blindados rusos desde el norte, el este y el oeste, según la agencia estatal ucraniana de noticias Unian y la rusa Tass.

La agencia francesa AFP reportó que una de sus corresponsales también escuchó dos explosiones en la capital ucraniana.

Asimismo, la agencia italiana ANSA habló de “fuertes explosiones” en el centro de Kiev, sin precisar la cantidad.

Fuentes de inteligencia de Estados Unidos habían anticipado que esperaban para este viernes a la madrugada un nuevo ataque ruso a Kiev, según la televisora CNN y la propia ANSA.

El planeta había observado el jueves con impotencia y estupor el inicio de un nuevo conflicto bélico, de duración incierta y con Ucrania como escenario, a partir de un ataque de Rusia que le valió el repudio internacional y el anuncio de severas sanciones, y que ya muestra un saldo de unos 140 muertos, varios aeropuertos afectados e instalaciones militares destruidas, junto a las obvias escenas de pánico de la población.

En la madrugada del jueves, y apenas un rato después de que lo anunciara el presidente Vladimir Putin, las sirenas de avisos de bombardeos marcaron el comienzo del conflicto: la operación militar con la que el presidente Vladimir Putin dijo que busca proteger a los habitantes civiles de las dos regiones separatistas y rusoparlantes del este de Ucrania, Donetsk y Lugansk, cuya independencia reconoció esta semana.

En un discurso televisado, Putin aclaró que no pretende ocupar Ucrania, sino «desmilitarizar» y «desnazificar» el país y advirtió que cualquier intento de intervención tendría «consecuencias que nunca han visto».

Apenas horas después hubo una catarata de repudios a su actitud y el anuncio de sanciones: el estadounidense Joe Biden, el francés Emmanuel Macron, el italiano Mario Draghi, el británico Boris Johnson y el alemán Olaf Scholz cuestionaron la decisión de Moscú, y anunciaron y prometieron sanciones duras, sobre todo en materia financiera, comercial, de transporte y energética.

En la madrugada del viernes, la capital de Ucrania, Kiev, quedó en silencio por el anuncio de un toque de queda nocturno.

Las estaciones de metro estaban abiertas para que la población civil pudiera utilizarlas como refugios de emergencia.

fuente cadena3.com