¿Punto de despegue?

Las complicaciones económicas que vienen de arrastre hicieron que la nueva dirigencia de Nueva Chicago comience a tomar duras decisiones para iniciar un período de saneamiento del club. El primer paso para aliviar la billetera fue la partida del Forestello como entrenador para luego confirmar a Giaccaglia, que había iniciado un interinado, en el cargo. Y ante el viaje a Córdoba para visitar a Belgrano, desde el Torito se dispuso que los jugadores tomen un vuelo en la madrugada para que los gastos sean menores. Pese a eso, se hizo fuerte en barrio Alberdi y consiguió un buen empate. ¿Será un punto de despegue?

Tras partir a las 6.40 desde Buenos Aires, el plantel arribó a la Docta pocas horas antes del encuentro y tuvo escaso tiempo para descansar. Más allá de haber dado una gran ventaja, los pibes de Matadores le jugaron de igual a igual a un Belgrano que tuvo muchas dificultades para armar la formación. ¿Por qué? Orfila no pudo contar con diez jugadores por distintos motivos. Tan fue así que el Chano tuvo que poner en el arco a Strumia, tercer arquero.

Las limitaciones se vieron reflejadas en la cancha, ya que a los dos les costó la elaboración de juego. Por un lado, el Pirata no encontró los caminos y apeló a pelotazos cruzados que no surgieron efecto. Por el otro, la visita intentó golpear de contra para hallar a un rival desarmado en defensa. ¿Chances? Poquitas. Los se conformaron con la parda.