Mauro Ojeda: “El cine de terror en Argentina está creciendo y afirmándose cada vez más”

Camila Vaccarini en "La funeraria" como la adolescente que añora a su padre.

Camila Vaccarini en “La funeraria” como la adolescente que añora a su padre.

El director Mauro Iván Ojeda estrena este jueves en salas su ópera prima, la aclamada “La funeraria”, una cinta de terror que abre las puertas a debates sociales y que refleja el crecimiento que este género tiene en Argentina.

“Yo creo que el cine de terror es un nicho en sí mismo. El fan de cine de género suele ser muy exigente y ávido de este tipo de películas. En sí mismo es un nicho en todo momento, no solo cuando hay crisis. Este espectador sabe cuándo está ante una buena película. Creo que acá en Argentina está creciendo y se está afirmando cada vez más”, dijo Ojeda a Télam, sobre el filme que también se podrá ver en Cine.ar TV y en la plataforma Cine.ar Estrenos.

La película llega a tras su paso por prestigiosos festivales como Fantasia, Sitges y Frightfest, certámenes que le sirvieron para ser vendida a plataformas como Shudder, una de las más relevantes del cine de género, además de otras de países como Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Irlanda, Australia, Nueva Zelanda y Rusia.

“Estoy muy contento y con orgullo. Cuando uno termina una película de género, traza una ruta imaginaria de hacia dónde quiere ir con esta película, a dónde se puede presentar. Y la verdad que la peli haya quedado seleccionada en la mayoría de los festivales de prestigio del mundo es una caricia al alma, un orgullo enorme. Estoy muy contento. Todo el equipo humano hizo un laburo gigante. Es la obra de uno que empieza a hacer su camino”, comentó.

La cinta trata sobre los conflictos internos de una familia que vive en el piso de arriba de donde tienen una casa de servicios fúnebres. Bernardo (Luis Machín) es un hombre en pareja con Estela (Celeste Gerez), una mujer en su segundo matrimonio, viuda de un hombre golpeador y madre de Irina (Camila Vaccarini), una adolescente indolente que añora a su padre.

La funeraria-tráiler.

Entre los tres hay secretos guardados y algo que se dicen en la cara: todos quieren que las presencias paranormales en su casa frenen. Sin embargo, engañados por estas mismas y el espíritu del padre de Bernardo, una secuencia de terror y desgracias se empiezan a suceder.

“Considero que las pantallas y el streaming se complementan, no son el agua y el aceite”

Mauro Ojeda



“A mí me seduce el género. Me atrapa desde chico. Si bien me gusta escribir de todos los géneros, mi primer corto de historias breves es un drama familiar, siempre me atrajo lo fantástico. El disparador, que es muy director, es que el padre de un amigo tenía una funeraria y yo de chico siempre iba. Eso me quedó grabado, ellos se mudaron y la funeraria funcionaba en la casa. Años más tarde, comenzó la génesis de esta película”, señaló el realizador.

Télam: Más allá de lo paranormal, retratás la violencia que vive la mujer.

Mauro Ojeda: Cuando escribo, particularmente, me siento atraído por contar historias con un drama familiar. Donde los personajes, su psiquis, está atormentada. El horror puede pasar más por ese lado, por la cotidianidad, que por la actividad paranormal, las presencias y la muerte en cada rincón de esa casa. La funeraria fagocitó todas las relaciones. Dentro de ese mundo, atravesado por lo paranormal, este personaje de Estela traía en su bagaje la violencia de género; dentro de ese entorno, el verdadero terror puede pasar más por lo humano que por un cadáver merodeando en la casa. Lo que Freud denominaba como lo ominoso, cuando lo extraño se torna familiar y lo familiar en extraño. En este caso, va perfecto.

T: También ponés en tema el sicariato para, justamente, llevar adelante la violencia contra la mujer.

MO: Es una lectura interesante, es una de ellas. Lo que mejor tiene este guion es que funciona en capas. Una de ellas es la típica del cine de género, y otra es un poco más profunda, que es la de mostrar los celos enfermizos, la violencia… el tema del sicariato por parte del Salvador en cuanto a sentirse desposeído… también toca el tema de la vejez. Pero creo que, por ejemplo, en el caso de la violencia contra la mujer, la secuencia final es un gran plano de lo que es el resultado de la violencia de género. Es el lado más cruel.

Luis Machín, como Bernardo en el filme de Mauro Ojeda.

Luis Machín, como Bernardo en el filme de Mauro Ojeda.

T: “La funeraria” fue vendida a varias plataformas en todo el mundo y recién ahora comienza su recorrido de salas, que la va a llevar a otros países de América Latina. ¿Cómo creés que pueden convivir las plataformas con la pantalla grande?

MO: Considero que las pantallas y el streaming se complementan, no son el agua y el aceite. En este escenario particular, es un complemento el streaming. El que va al cine, no lo va a abandonar. Al que le gusta verlo y escucharlo en sala, no lo va a cambiar por verlo en su casa. A las salas les decretaron muchas veces el final y no lo tiene. Que el streaming se fagocite entre las plataformas es otra cosa, pero se complementan muy bien con el ritual de ir a las salas.