Talleres y su sexta incursión internacional

chapa_ed_impresa_01  

Talleres escribió una nueva página de su rica historia, incluso con renglones en blanco para completarla con sueños dorados. Pero con el agregado de que en el último tramo de su proceso deportivo paulatinamente le fue agregando condimentos internacionales.

Más allá de celebrar con legitimidad la llegada a la final de la Copa Argentina, su segunda final nacional en sus 108 años de vida, nada menos que mano a mano ante Boca la semana que viene, vale destacar que también logró su sexta participación en un torneo continental y la valorada clasificación a la Copa Libertadores por tercera vez en sus registros; aspecto que no deben subestimarse porque llegaron como corolario de un proyecto y un estilo que trajo ilusiones a todos los hinchas y hasta un marco de normalidad. 

Es que en apenas tres años disputará tres torneos fuera de las fronteras argentinas, como para consolidar un momento inolvidable donde los hinchas contemporáneos a estas conquistas atesorarán en su memoria por siempre.  

De todas maneras, será la sexta presencia en torneo internacionales, valga la redundancia, pero queda siempre en la retina la forma de concreción de dichos boletos, marcados de pasión, sufrimientos y detalles particulares con el tinte pasional. Por eso, mientras algunos hinchas renuevan el pasaporte y otros preparan el viaje a Santiago Del Estero para discutirle a Boca la Copa Argentina, vale aclarar que nadie le regaló nada a la institución de barrio Jardín para acceder a estos torneos continentales.

A continuación, un breve repaso de cada clasificación, con la memoria del contexto sin olvidar sacrificios ni méritos, porque la historia se escribe de esos momentos que terminan sellando el amor a la camiseta y la posibilidad de soñar a lo grande. 

2019 libertadores Vs Palestino
Talleres será el primer equipo indirectamente afiliado a la AFA en jugar tres Copa Libertadores en décadas diferentes (2002,2019,2022).

De La Conmebol a la Mercosur 

El bautismo internacional fue en el ’99, luego del primer año en Primera División. En ese entonces la Copa Conmebol, segundo torneo en importancia en el continente (símil hoy a la Sudamericana) lucía un tanto devaluada luego de varias ediciones sin premio deportivo al campeón y por ende varios equipos argentinos y uruguayos renunciaron a disputarla. Los lugares asignados eran para Gimnasia La Plata por la puntuación general y para Lanús, último ganador, pero ambos desistieron de participar. Lo mismo Argentinos Juniors, a quien le caía esa posibilidad. Entonces en Talleres entendieron que era su momento de aprovechar esa vacante y gestionó en AFA la oportunidad, idea del fallecido dirigente Osvaldo Paesani, quien confió en la corazonada y apostó con todo a tener la primera presencia oficial fuera del país. 

Y fue con creces: no solo accedió a ese boleto a puras tratativas, sino que además se consagró campeón, venciendo 3-0 a Sportivo Alagoano de Maceió (Brasil) en lo que fue la última edición de la Copa, que sin incentivos terminó mutando en la Copa Mercosur, donde el albiazul también tendría participación dos años después. 

Es que la segunda experiencia fue en esa copa, en 2001, logrando el pasaporte luego de una gran temporada en 2000-01 de la mano de Juan José López como DT. Lo había intentado Ricardo Gareca un año antes, pero igualó 2-2 con Boca de local en el ex Chateau Carreras por la última fecha del Clausura, y se quedó con el sinsabor en la boca, dejando ese privilegio para Vélez. La revancha llegó al año siguiente en una gran apuesta dirigencial, con un enorme Luis Rueda (11 goles en el Apertura antes de ser vendido a Racing Club), en un conjunto de barrio Jardín imbatible de local (de 19 partidos, ganó 16, perdió dos y empató uno).

Merced de esa cosecha, clasificó tanto a la Mercosur como a la Libertadores por primera vez en su historia. Fue a dos fechas del final ese desahogo, luego de un 3-0 en el estadio mundialista ante Unión de Santa Fe, resultado que le garantizó clasificar por méritos propios en certámenes internacionales. 

1999 Conmebol
1999 – Conmebol, bautismo internacional y consagración. Un título inolvidable en barrio Jardín.

El festejo fue la última fecha con ingreso gratuito a los hinchas (solo se cobró una donación), ante Newell’s, con estadio lleno, en una igualdad en uno que tendrá en el anecdotario el regreso de Daniel Albornós luego de casi un año, tras cumplir su sanción por antidoping (nandrolona). A la postre, la “Chanchita” metió un golazo de tiro libre esa tarde. 

Luego en la Mercosur ese mismo año quedó fuera ante Gremio en segunda fase tras ganar su grupo ante gigantes del continente como Peñarol de Montevideo y Sao Paulo, mientras que en la Libertadores fue todo frustración en 2002, solo con la gratitud de haber podido jugar en el mítico estadio Azteca de México ante el fastuoso América. 

Libertadores con casi dos décadas de espera 

Hubo que esperar casi 20 años para que Talleres volviera a ser internacional. Esta vez la aventura fue otra vez la Copa Libertadores en 2019, aunque la clasificación fue casi fortuita, en su segundo año en Primera.

El equipo dirigido por Frank Darío Kudelka venía realizando un gran torneo en 2018, pero como vendió en el espacio inter temporada a Emanuel Reynoso, Jonathan Menéndez y Sebastián Palacios, se fue quedando sin nafta a pesar de haber transitado por la cima por varias fechas. De hecho, en la última jornada empató con el ya descendido Olimpo en Bahía Blanca 2-2, con un penal convertido por Guido Herrera en el quinto minuto de descuento, quedando casi sin chances a la voluntad de los resultados ajenos. Pero los astros se alinearon para que Independiente cayera ante Unión de Santa Fe y sobre todo para que Colón le ganara de visitante a Racing Club en Avellaneda para de esa manera cristalizar un desahogo internacional de casi dos décadas, algo que parecía imposible luego de caerse casi a pedazos en los últimos partidos. 

Ya en el máximo trofeo sudamericano, dejó en el camino en la repesca a Sao Paulo en el mismísimo Morumbí pero en el mano a mano final para ingresar a la fase de grupos cayó ante el modesto Palestino de Chile, con mucho sabor a decepción, en ese entonces con Juan Pablo Vojvoda como entrenador.

Pero parece que por barrio Jardín le tomaron el gustito a esa sensación de normalidad de ser internacionales. 
Justo antes de iniciarse la pandemia por Covid 19 en marzo de 2020, con apenas una fecha disputada en el torneo complementario de Primera División, una copa armada para completar el calendario, luego de vencer 3 a 0 a Huracán en Parque Patricios, tuvo su nuevo premio. AFA decidió cortar el torneo, darlo por finalizado en el tercer mes del año y hacer valer la tabla general hasta ese momento. Y con apenas un punto de diferencia Talleres se metió en la Copa Sudamericana. Vale aclarar que el presidente Andrés Fassi incluso gestionó a que el torneo sea terminado en la cancha a pesar de tener pasaje garantizado, pero no hubo respuestas, aunque lo mismo terminó siendo beneficiado con una nueva presencia fuera de los límites territoriales argentinos. Alexander Medina logró dicho privilegio en 2020 y en 2021 a pesar de que no pudo pasar la fase de grupos, quedó el valor de la experiencia y una atmósfera de impotencia, ya que compitió con un plantel corto en recursos y quedó a mitad de camino tanto en la Sudamericana como en el torneo local. Apuntes por corregir de cara a las nuevas aspiraciones. 

2001 Mercosur
2001 – MERCOSUR. Una experiencia que llegó tras una gran temporada.

Copa Argentina con valor agregado  

Talleres conservaba una gran cosecha de la tabla general anual, producto de la unificación de puntos entre la fase de grupos de la Copa de la Liga Profesional más el actual de la Liga Profesional. Y a pesar de que por seis fechas conservó el primer puesto, terminó sucumbiendo ante el imbatible River, por lo que los sueños de campeonato se transformaron en un anhelo casi de consuelo para clasificar a la Libertadores. 

Más allá de que con seis puntos finales en disputa se encuentra posicionado para lograr el pasaje internacional, encontró una especie de atajo con la Copa Argentina, con partida doble en valor agregado. Es que al caer Lanús e Independiente, con solo vencer a Godoy Cruz en semis y meterse en la final de la Copa Argentina conseguiría la ansiada clasificación a la Libertadores. Es decir, dependía de sí mismo para lograr el gran objetivo.

Y lo consiguió gracias al gol de penal de Valoyes en San Luis para preparar el pasaporte, la visita a migraciones y por la aduana por sexta vez. Y no termina ahí: por ahora se mete en el repechaje, por lo que para aprovechar el envión, apuntará el equipo del “Cacique” a sumar cuatro puntos de los seis que hay en juego frente a Sarmiento de Junín e Independiente con la finalidad de meterse directamente en la zona de grupos. 

Sueños y objetivos grandes, de algo que hace un tiempo parece normal por barrio Jardín, mientras la ilusión crece con vitaminas en todos los corazones de los hinchas. Y no con deseos internacionales solamente, sino también con ganar su primera estrella nacional si se impone ante Boca el miércoles en el estadio “Madre de Ciudades” de Santiago del Estero. 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]