La Municipalidad puso en valor el primer reservorio de agua de la ciudad

  • En el Paseo Sobremonte, cercano al cruce de 27 de abril y Marcelo T. de Alvear, se colocó un monumento de piedra tallada a mano, indicando el lugar donde se hizo la primera conexión de agua corriente en 1792.
  • La actividad se llevó a cabo en el 25° aniversario de la empresa Aguas Cordobesas.

En el marco de los 25 años de Aguas Cordobesas, la Municipalidad de Córdoba, representada por el secretario de Gestión Ambiental y Sostenibilidad Jorge Folloni junto a integrantes de la empresa Aguas Cordobesas dejaron inaugurada la puesta en valor del primer reservorio de agua de la ciudad.

La actividad se desarrolló en el Paseo Sobremonte, lugar donde comenzó a funcionar la cisterna en 1792, que fue desenterrada y restaurada sobre el jardín cercano al cruce de 27 de abril y Marcelo T. de Alvear.

En el sitio se instaló un monolito junto al antiguo estanque. La obra, labrada por el escultor Ricardo Zavala, fue realizada en piedra de las sierras cordobesas, con la imagen del antiguo Parque Paseo de Las Alamedas de hace 230 años, caracterizado por el estanque, un “cenador” que albergaba a orquestas que tocaban en las tardes de primavera y verano del siglo XVIII, junto a las arboledas de sauces y alamedas.

Las instalaciones tienen un alto valor histórico para la ciudad, siendo que desde allí se realizaron las primeras conexiones de agua corriente.

En la actualidad, se puede observar la antigua construcción de la primera cisterna, colindante al lago, materializada con ladrillos abovedados y una gran puerta de hierro forjado, sobre línea de tierra.

El Paseo Sobremonte se encuentra rodeado de otros íconos cordobeses como son las plazas Italia y de la Intendencia-Héroes de Malvinas, incluyendo la cercanía a la Cañada, el Palacio de Justicia y la Municipalidad de Córdoba.

Ese conjunto de espacios públicos fue revalorizado por la Municipalidad de Córdoba con la creación de la primera supermanzana en junio de 2020, donde también pueden verse macetas colgantes sustentables, que distribuyen por un sistema de capilaridad el agua proveniente del riego o de la lluvia.

A través del sistema de padrinazgos, Aguas Cordobesas realizó las obras de puesta en valor y se ocupará del mantenimiento del lugar. El resto del paseo se encuentra a cargo de la Dirección de Espacios Verdes, con apoyo financiero del proyecto Respira Córdoba.

Córdoba Colonial

La historia de la ciudad relata que en 1785 el Virrey Sobremonte ordenó el establecimiento de las “aguas corrientes”. La obra se alimentaba del río desde la Toma de Alberdi y mediante una acequia de 28 cuadras, atravesaba las quintas del oeste y almacenaba el líquido en un estanque.

De esta manera Sobremonte pudo regular la distribución del riego en las quintas que rodeaban la manzana y brindar a los vecinos un lugar de reunión en medio de un agradable entorno, surgiendo así “La Alameda”.

El Paseo Sobremonte fue el primer reservorio de agua de la ciudad. En 1792 se realizó desde allí la primera conexión de aguas corrientes con circuito y ramal independiente.

En el año 1806 se encarga la creación de un “cenador” en el centro del lago, destacando los paseos en bote por el sitio.

El Paseo Sobremonte como lo conocemos en la actualidad es un proyecto del arquitecto Carlos David, realizado en 1957.

En ese entonces utilizó el lecho del lago para realizar un solado central con una gran fuente rodeada de jardines y cuatro ingresos por escaleras, en reemplazo del estanque, conservando las rejas originales.

Los jardines externos poseen sus esquinas ornamentadas con esculturas de fundición de hierro Val D’Osne de arte francés (1867), que representan a las cuatro estaciones del año.

Tiempo atrás desapareció la figura ubicada en Caseros y Arturo M.Bas, reemplazada por una pieza de vaciado de cemento con la figura del Marqués de Sobremonte.

El espacio verde cuenta también con un pedestal y una escultura en cemento denominada “Eros haciendo girar el universo a voluntad”. Al pie del monumento, sobre el piso se encuentra un escudo municipal.

Dentro del mismo Paseo y frente al Palacio de Justicia puede verse un busto en mármol blanco de Figueroa Alcorta.